Suscríbete para mantenerte informado
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • YouTube Social  Icon

©2018 por Marka2 Comunicaciones

Para una mejor calidad de vida

  • Comemos para mantener la vida y llevar a cabo funciones básicas. Debemos aspirar a vivir bien y más años. Nunca es tarde para aprender a alimentarnos bien, pero sobre todo disfrutarlo.

  •  Si hay desbalance en nuestra alimentación, podemos estar en mayor riesgo de desarrollar: estreñimiento, colesterol y triglicéridos elevados, divertículos, hipertensión, osteoporosis, cálculos biliares (piedras), sobrepeso, obesidad, hipoglucemia, anemia, diabetes, cáncer o enfermedades cardiovasculares.

  • ¿Sabías que cada libra de peso aumentada representa 3,500 calorías por encima de los requerimientos diarios? Igualmente, cada libra rebajada, son 3,500 calorías que debes restar entre la alimentación y actividad física. Estoy segura de que la próxima vez que quieras servirte un segundo plato u omitir un día de actividad al menos lo vas a repensar.

  • En Suiza nos preocupamos por acompañarte en tu propósito de tener una mejor calidad de vida a través de una alimentación balanceada y buenos hábitos de ejercicio.

Somos lo que ingerimos...

  • Selección, equilibrio, variedad, prevención… la nutrición es uno de los pilares de la salud. Pese a que cada vez hay más información sobre cómo alimentarse, el sobrepeso, la inclinación hacia la comida basura, los excesos y las enfermedades causadas por una mala nutrición están presentes en la vida de muchas personas. 

  • La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud. 

  • Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad.

  • Llevar una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como distintas enfermedades no transmisibles y diferentes afecciones. Sin embargo, el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en los estilos de vida han dado lugar a un cambio en los hábitos alimentarios. Ahora se consumen más alimentos hipercalóricos, más grasas saturadas, más grasas de tipo trans, más azúcares libres y más sal o sodio; además, hay muchas personas que no comen suficientes frutas, verduras y fibra dietética, como por ejemplo cereales integrales.

  • La composición exacta de una alimentación saludable, equilibrada y variada depende de las necesidades de cada persona (por ejemplo, de su edad, sexo, hábitos de vida, ejercicio físico), el contexto cultural, los alimentos disponibles localmente y los hábitos alimentarios. No obstante, los principios básicos de la alimentación saludable son siempre los mismos.